Artículos de Prensa
 
Contratapa | Miércoles, 18 de Enero de 2006
CARTAS

Tilcara y la educación

Después de haber trabajado por más de dos meses en el municipio de Tilcara no podemos negar la emoción de saber que Tilcara ya es libre de analfabetismo. En dicho municipio se hizo el acto oficial con la presencia de autoridades locales y representantes de la embajada cubana en la Argentina y responsables del programa “Yo sí puedo”. Con este acto formal se declaró el fin del analfabetismo en Tilcara; este acto fue la conclusión del trabajo y el esfuerzo de muchas personas, entre ellas tuvimos también nosotros el honor de colaborar en la modestia de nuestros esfuerzos; somos jóvenes de Buenos Aires y Río Negro, que cotidianamente trabajamos en diferentes centros comunitarios con el único objetivo de construir una sociedad diferente.

Ante la necesidad planteada de movilizarnos a Tilcara para alfabetizar las zonas con mayores dificultades por la imposibilidad de acceder en vehículo, por la falta de luz eléctrica, y por otras condiciones que ponían en riesgo la posibilidad de que quienes viven en esos lejanos lugares aprendieran a leer y escribir, no dudamos un segundo y nos pusimos en marcha.

En ese momento, este objetivo parecía irrealizable y sonaba utópico dejar todo e ir hacia este gigante desafío, pero una vez más nuestro espíritu joven y nuestras ganas de cambiar las cosas fueron más fuertes que las dudas que se presentaban; una vez en Tilcara hubo otros obstáculos que superar, la altura y las distancias que nos exigieron caminar en algunos casos más de 24 horas a pie por zonas muy empinadas y riesgosas. En toda esta etapa pudimos recorrer la puna, la yunga, la quebrada y los valles, que era el lugar donde se encontraban los grupos de analfabetos que nos tocaron alfabetizar.

Hoy, después de tres meses de habernos movilizado a Tilcara, podemos decir que lo que parecía imposible ya es una realidad: “En Tilcara ya no hay analfabetismo”; este hecho es la conclusión de mucho esfuerzo y de muchas experiencias y momentos compartidos con aquellos que una vez más desafiaron la exclusión y se animaron a leer y escribir; este hecho demuestra que las cosas se pueden cambiar, teniendo como único capital los sueños de un grupo de jóvenes, la voluntad de nuestra gente y la firme decisión de que todos podamos tener acceso a una cuestión esencial para el hombre como es saber leer y escribir.

Desde el Equipo Juvenil Barro Joven hacemos pública nuestra satisfacción por la tarea cumplida y deseamos que hechos como éste, que nos devuelven la dignidad, se multipliquen. Por último, llamamos a todos los jóvenes a que no se detengan en sus sueños de una sociedad más justa; este hecho, como muchos otros que suceden cotidianamente en nuestros barrios, nos dice a gritos que “un mundo y una sociedad nueva son posibles”.

Barro Joven

( Volver al Menú )

"Un programa cubano destinado a poner fin al analfabetismo en América Latina"