Artículos de Prensa
 
Municipalidad de Rosario implementa el Programa de alfabetización "Yo, sí Puedo"

CONVENIO CON LA FUNDACIÓN UMMEP
La Municipalidad implementará el programa de alfabetización "Yo, sí puedo" de origen cubano
Se trata de un método que utiliza la TV y el DVD como vehículo alfabetizador, a través de 65 teleclases, una cartilla y la asistencia de facilitadores. El plan se pondrá en marcha en el sector de recolectores informales involucrados en el programa "Rosario más limpia". El anuncio se formalizó este mediodía con la presencia de autoridades municipales, de la fundación "Un Mundo Mejor es Posible" y un representante del gobierno de Cuba
A partir de un convenio suscripto este mediodía con la Fundación Un Mundo Mejor es Posible (Ummep), la Municipalidad de Rosario implementará en la ciudad el programa de alfabetización "Yo, sí puedo", método de origen cubano que utiliza medios audiovisuales y que ya ha sido desarrollado con notables resultados en países latinoamericanos y algunos municipios de la Argentina. El acuerdo fue rubricado durante un acto desarrollado en el Salón Carrasco del Palacio de los Leones, del que participaron el coordinador de gabinete, José León Garibay; el subsecretario de Servicios Públicos, Pablo Seghezzo, y la titular de la mencionada fundación, Claudia Camba. Asistió también el representante del Ministerio de Educación de Cuba para el programa "Yo, sí puedo" en la Argentina, Eduardo Carbonel Couso.
Cabe destacar que este programa de alfabetización, creado por el Instituto Pedagógico Latinoamericano y Caribeño (IPLAC) de Cuba, utiliza la TV y el DVD como instrumento de alfabetización, y consta de 65 teleclases con una duración de 30 minutos cada una. Los participantes se acompañan de una sencilla cartilla de 7 páginas que combina los números con las letras y de la acción de un facilitador, que oficia de nexo entre el televisor y la gente, debido a que la maestra está en la TV y el facilitador puede serlo con solo saber leer y escribir.
En el caso de Rosario, el punto de partida para esta implementación se dio desde el Programa Rosario Más Limpia, que involucra, a la par de la participación de múltiples actores sociales, un capítulo especialmente vinculado al sector de los recolectores informales, tomado en principio como población objetivo de la campaña.
En la apertura del acto, Seghezzo, subsecretario de Servicios Públicos y coordinador de Rosario Más Limpia, fue el encargado de despejar eventuales interrogantes acerca del nexo entre un programa que propende a optimizar la higiene urbana y una campaña alfabetizadora. "Desde Rosario Más Limpia aspiramos a un cambio cultural en todos los sectores, pero entendiendo que la cultura no es sólo saber apreciar las manifestaciones del arte. Nuestra relación con los residuos también es un disparador de lo que somos como sociedad, de lo que somos como ciudad. Nuestra relación con los residuos también es cultural, e involucra tanto a sectores acomodados que generan residuos desentendiéndose de ellos como a quienes deben apelar a su recuperación como alternativa de sustento económico", sintetizó Seguezzo.
Por su parte, la titular de la fundación UMMEP, Claudia Camba, recordó un antecedente en la ciudad del programa "Yo, sí puedo", desarrollado a modo experimental años atrás en barrio Toba, de lo que surgió entonces el anhelo de "institucionalizarlo" como plan oficial. "En la comunión de esfuerzos entre pueblo y gobierno está la clave para que sea un éxito", expresó la dirigente al destacar su satisfacción por el compromiso de la Municipalidad.
Previamente, Camba trazó una precisa síntesis de los orígenes del programa, al recordar que surgió de la experiencia de tres pedagogos cubanos enviados oportunamente a Haití a pedido del gobierno de René Preval. El diagnóstico de los enviados fue desolador: en la isla el analfabetismo alcanzaba a más del 50% de la población y no alcanzaban los maestros para enfrentar tan "grave" cuadro social. De allí, ante la imposibilidad de encarar una alfabetización presencial, surgió primero "Alfarradio", que apeló a la radio como vehículo alfabetizador. En dos años, unos 150 mil haitianos fueron alfabetizados. Posteriormente, y a propuesta de Fidel Castro, el plan progresó hacia el uso de la TV, como se lo conoce hoy y fuera implementado en Venezuela por impulso del presidente Hugo Chávez.
Finalmente, Garibay destacó el amplio trabajo territorial que viene desarrollando el programa Rosario Más Limpia con sectores de la recolección informal, y alentó la expectativa de complementar ese proceso de integración y ciudadanía a través del programa alfabetizador, que en principio alcanzará a unos 400 vecinos con la posibilidad de ampliar el número de beneficiarios.

El método

El tiempo de duración del proceso en su primera etapa (lecto-escritura) es de tres meses y medio. De acuerdo a los responsables de la Fundación Ummep, "la concepción que se expone para la alfabetización, que utiliza los medios de comunicación audiovisuales, va más allá de la simple adquisición de habilidades y destrezas en el manejo de las letras y de los números, ya que está dirigida, también, al mejoramiento de las funciones que en la vida cotidiana realizan los seres humanos, y al incremento de la toma de conciencia, de forma tal que se produzcan las transformaciones necesarias en sus modos de actuación y de vida".
"Esta es una concepción con un carácter integrador, propiciadora del diálogo constante, la reflexión oportuna ante temas y situaciones de carácter objetivo y subjetivo, facilitadora del debate y la discusión", subrayaron los responsables de Ummep, al tiempo que indicaron que "en cada una de las clases se abordan temas de gran interés, a partir de las necesidades más comunes en nuestra región: la salud, la convivencia familiar, la atención a las personas de la tercera edad, el cuidado de la naturaleza y el medio ambiente, la historia y cultura de nuestros pueblos, en general. Y en esta organización de la alfabetización, la televisión se convierte en el principal transmisor de la concepción planteada y constituye el soporte esencial de todo el proceso de enseñanza-aprendizaje".

La Fundación Ummep

Es una entidad privada sin fines de lucro, cuyo objetivo es la implementación de programas sociales en el ámbito de la salud y la educación, para elevar la calidad de vida de los destinatarios.
Creada en Buenos Aires en el año 2005 por un grupo de personas preocupadas por la realidad social del país, la Fundación desarrolla su actividad con el apoyo de miles de voluntarios argentinos, y con el aval de gobiernos provinciales y municipales.

Resultados en Argentina

El programa "Yo, sí puedo" tiene presencia en 12 provincias, y se trabaja en forma oficial en 25 municipalidades y un Ministerio de Educación provincial.
En este marco, se logró erradicar el analfabetismo en cuatro regiones: Municipalidad de Tilcara (Jujuy), en enero de 2006; Departamento de La Madrid (La Rioja), en noviembre de 2009; Municipalidad de Fray Mamerto Esquiú (Catamarca), en diciembre de 2009, y Municipalidad de Maimará, (Jujuy), en febrero de 2010.
A nivel internacional, se logró declarar como territorio Libre de Analfabetismo a tres países: Venezuela, Bolivia y Nicaragua.
 

 

(Volver al Menú)

"Un programa cubano destinado a poner fin al analfabetismo en América Latina"