Artículos de Prensa
 

Entrevista a Leonela Inés Relys Díaz

Diario la Mañana de Córdoba

Leonela Inés Relys Díaz arribó a Córdoba con la premisa de participar del Tercer Encuentro de Capacitación para Facilitadores del Programa «Yo sí puedo» instrumentado por la Municipalidad de Córdoba. La especialista en educación se reunió con los 47 facilitadores del programa que participarán de la propuesta de formación pedagógica hasta fin de año, con quienes evaluó el alcance de los objetivos trazados por el municipio.

Y es que esta mujer, que actualmente se desempeña como asesora académica del Instituto Pedagógico Latinoamericano y Caribeño (IPLAC), fue la creadora del método aplicado en el plan de alfabetización de adultos que implementó el municipio y que fuera uno de los principales factores de incidencia para que en su país, Cuba, los índices de analfabetismo bajaran al cero por ciento.

Distendida, Leonela conversó con LA MAÑANA sobre el exitoso modelo de alfabetización desarrollado en su país y las ventajas y desventajas que trajo aparejadas para el hombre el desarrollo de Internet como una nueva vía de comunicación y una herramienta para acceder a la información.

-¿Cómo evalúa la propuesta educativa para adultos que está llevando adelante la Municipalidad de Córdoba?

-Nosotros hemos hecho una valoración de las tareas desarrolladas hasta aquí y creo que en Córdoba se está trabajando con un alto nivel de inteligencia ya que, partiendo de su propia realidad, el municipio ha buscado materializar el proyecto de forma contextualizada, lo que le permitirá asegurar resultados tanto cuantitativos como cualitativos.

- ¿Cuál es la herramienta fundamental de la que debe valerse el Estado si quiere conseguir buenos resultados?

-Sin duda tiene que existir voluntad política de eliminar o reducir al máximo el índice de analfabetismo, buscando más justicia social, generando el acceso al conocimiento. En el caso de Córdoba, veo una intención profundamente noble de parte de las autoridades, en bien de cumplir el papel que le ha correspondido aquí.
Aquí yo veo que, desde el punto de vista técnico, hay mucho nivel de preparación, capacitación y voluntad de acción de parte de los docentes; pero que es algo que también se traslada a los alumnos, que demostraron estar sensibilizados y movilizados por esta oportunidad de acceder al programa de lectoescritura. Se está poniendo mucho corazón en todo este emprendimiento, sino no se podrían alcanzar los objetivos previstos.

-La posibilidad de que Córdoba adopte una propuesta pedagógica de la que usted fue mentora debe ser muy reconfortante para usted.


-En primer lugar quiero decir que Córdoba tiene una significación muy elevada para los cubanos. Córdoba tiene un valor inestimable para Cuba y eso es suficiente. En todo caso, quien tiene que dar las gracias a Córdoba soy yo. Lo que si es necesario decir es que se pueden alcanzar los resultados esperados en corto tiempo, porque Córdoba cuenta con todas las condiciones para ello: estratégicas, metodológicas, materiales y humanas, sobre todo las humanas.

-¿Cómo hace un país para poner en marcha un programa y llegar a través de él a detentar cero por ciento de analfabetismo?

-Nosotros en el 61 erradicamos el analfabetismo en Cuba y hoy exhibimos eso al mundo con orgullo sano. Puedo asegurar que eso se logra solamente sumando voluntades, ya sea técnicas, financieras, de los propios beneficiarios y de la sociedad en general, sobre todo con la participación fundamental de las ONG y las instituciones, tanto sociales como religiosas.

-Para el pueblo cubano la educación cobró un nuevo sentido a partir de allí.


-Educar es la tarea más noble y, en muchas circunstancias, se convierte en una epopeya. En Cuba se convirtió en la campaña de todo el pueblo, porque se garantizó un sistema educativo para todos, equitativo. Hoy tenemos un alto nivel de universitarios que pudieron alcanzar un nivel de investigación, de formación y de capacitación por el que se les reconoce en todas partes del mundo.

-¿Qué es lo que explica que en países como la Argentina no haya ocurrido algo así?


-Esas son las consecuencias del neoliberalismo y su política de que, cada cuatro años, se destruya lo hecho y se vuelva a empezar; así, cada uno se limita a llegar hasta donde puede durante el período de gobierno que le corresponda. Lo que hay que entender es que la educación es una cuestión que se transforma en un acontecimiento social y que debe garantizarse la continuidad de los lineamientos trazados.

-También es cierto que quienes hoy estudian y se capacitan, seguramente no conseguirán un empleo acorde a su formación y eso se convierte en un factor desalentador.

-Ocurre que no hay una proyección que le asegure al egresado ingresar en el empleo. Tampoco existen garantías de que todos recibirán una formación similar. Por eso yo creo que hay que elevar la calidad de la escuela pública, que es la única que va a garantizar el acceso de los más pobres a la educación superior. Para que el egresado pueda llegar a la universidad hay que, primero, propiciarle el camino.

Sobre la red de redes

-¿Cómo evalúa la influencia que tiene internet sobre los procesos educativos?

-Primero debo decir que no conozco bien como funciona, por lo cual puedo solo tener algunas apreciaciones generales al respecto. Internet tiene ventajas extraordinarias pero también desventajas muy marcadas. A partir de su uso, se ha perdido esa cosa importante de hojear y revisar los libros, de debatir ideas mirándonos a los ojos o generar ámbitos de estudio adecuados para procesar información. ¿Qué hay del reconocimiento del libro, del mensaje del subtexto, de la interpretación de lo que ha querido decir el autor?. También se ha perdido el romanticismo de esperar una carta, reconocer la letra de la persona querida, ver su esfuerzo por presentarla prolijamente, oler el perfume que le impregnó. Internet ha despersonalizado los vínculos, ha separado a los chicos de la familia, ha matado el contacto entre sus miembros que ahora se conforman solamente con lo que les muestra la pantalla.

-Los cuestionamiento también podrían centrarse en que no todos tienen garantizado el acceso a la red de redes.

-En el mundo hay 600 millones de personas que tiene acceso a internet y, paralelamente, más de 860 millones de analfabetos, un margen muy superior por cierto. La brecha digital no garantiza que todo el mundo tenga acceso por igual y eso tema lo pudimos plantear en el marco de la Cumbre Mundial de Informática, que se realizó en Ginebra en diciembre del año pasado. Le preguntamos a los participantes cuándo van a pensar en aquellas personas que no saben reconocer una sola letra para poder hacer funcionar la computadora. Dentro de esa brecha digital, nadie se acuerda -por ejemplo- de los pueblos indígenas sin acceso a la electricidad, o que no tienen un empleo o lugar adecuado para vender sus artesanías, que son generalmente de alta calidad y valor.
 


(Volver al Menú)

"Un programa cubano destinado a poner fin al analfabetismo en América Latina"