Quienes son algunos de nuestros facilitadores (alfabetizadores) 

 

Gladys Zilli, alfabetizadora en la Provincia de Neuquén nos escribió en un e-mail esta linda experiencia:

Fuimos al programa  de radio CALF Any, dos facilitadoras de S.L.N,   y dos participantes nuestras, Mónica y Virginia. Estuvimos casi una hora y media, así que pudimos explayarnos bastante. Hablamos sobre la función de las facilitadoras, organización y conformación del grupo de participantes.  Virgi y Mónica dijeron lo fácil que era el método para aprender y también comentaron lo bien que se sentían aprendiendo en este grupo. Contaron que a principio les daba vergüenza y que en pocos días empezaron a sentirse muy cómodas con todos.  Hicieron mención a sus grandes avances en la lecto-escritura y que todos los días  cuando termina la clase les cuesta irse  porque estaban muy contenidas y eso les ayudo también a relacionarse con otras personas. Alentaron a otras personas para que comiencen, hablaron a cerca de como día a día ellas/os fueron venciendo sus temores y de lo feliz que están. Todo esto compactadamente. En fin...estas mujercitas nuestras se pasaron. Cariños. Gladys

Débora, de C.T.A - Alfabetizadora en Villa 15: Nos cuenta que los participantes prestan mucha atención, que no quieren perder tiempo, que les encanta escuchar la música y les fascina conocer a través de los videos la vida y la historia de otros pueblos.

 

Lidia, de C.T.A - Alfabetizadora en Ciudad Oculta : Nos cuenta que uno de sus participantes trabaja en la Facultad de Farmacia y Bioquímica, y que allí al enterarse que estaba alfabetizándose lo felicitaron y le prometieron un ascenso una vez que culmine el curso de alfabetización.

 

Gladis, de C.T.A : Nos cuenta que los participantes le comentan que son muy discriminados, que hasta para las recetas medicas tienen que pedir ayuda a una persona letrada ya que no comprenden siquiera la indicación de las dosis dadas por el médico, que tienen mucha ansiedad por saber más y dejar de firmar con el índice y que están muy contentos de participar  en este proyecto. También nos cuenta que se sienten muy identificados con los alumnos de las teleclases. Gladis esta muy feliz, porque está aprendiendo mucho de los participantes.

 

Rubén, de C.T.A : Nos cuenta que un participante muy joven del centro de alfabetización que funciona en la Villa 15, se intereso por el proyecto y comenzó las clases y contaba que sus amigos se burlaban de él, porque en lugar de quedarse con ellos en la calle iba a estudiar, ahora pasadas algunas semanas, no solo aceptan que estudie sino que se acercan poco a poco al centro de alfabetización lo que nos alegra porque sabemos que algún día ellos también se sumaran a conocer el maravilloso mundo de las letras.

 

Hector Larsen, Red Solidaria de Moreno: “Uno de los participantes, viejito como de 70 años lo encontré los otros días en la esquina de mi casa, sentado sobre una piedra mirando su cuaderno y le pregunto: ¿qué hace ahí? y me contesta –estoy esperando que sea la hora para ir a su casa para la clase de hoy. Entonces digo…cómo les puedo fallar?” Héctor (52 años) -facilitador- Moreno (Pcia. Bs.As.).

 

Mariana, del Centro cultural Compadres del Horizonte : Como profesora de matemáticas siempre le interesó la dificultad de que una persona adulta no sepa ni leer ni escribir, y al presentarse esta oportunidad de ayudar a cambiar la realidad de estas personas no dudó y se hizo partícipe y le gustó notar los logros que fué obteniendo.

 

Adriana, de la Asamblea de Parque Avellaneda: La atrajo la necesidad de conocer otra faceta de la sociedad y hacer o ayudar en algo, se conectó con personas del programa Yo, sí puedo un buen grupo y ahora se siente realizada.

 

Gloria, de la Asamblea de Parque Avellaneda: Le interesó enseñar a personas que no saben leer ni escribir y por ello se siente muy gratificada.

María, de Éxodo Jujeño (Barracas) : Me interesó por el hecho de relacionarme con gente que no entendía que es educación. Es una experiencia muy grande y satisfactoria.

Patricia, del Movimiento Teresa Rodríguez : La diferencia de trabajar con chicos a trabajar con grandes, es el compromiso que el adulto siente al hacerlo. La alegría por descubrir la posibilidad de rehumanizar la propia educación.

 

Mariana, del Movimiento Teresa Rodríguez : Lo interesante de esta labor es que se puede alfabetizar una mayor cantidad de  personas posibles. Pero lo que más me gustaría es que no se queden ahí. Mi próximo objetivo es que puedan llegar a la secundaria y obtengan un título con validez nacional.

 

Estela, del Movimiento Teresa Rodríguez: Es maestra jardinera, y ocupa la mayor parte de su tiempo en tareas sociales con el plan de alfabetización. Tiene 3 grupos en Florencio Varela y nos cuenta que a uno de los participantes que es muy joven, el primer día de clases lo llevaron en andas sus compañeros ya que no quería ir porque tenia mucha vergüenza, ahora es uno de los participantes que no falta nunca y además es el más adelantado del grupo al punto que ayuda a sus compañeros cuando éstos tienen dificultades de aprendizaje.

 

Yanina, del Movimiento Teresa Rodríguez: Sin dudas este proyecto es muy importante, porque es enormemente importante la alfabetización en el mundo y poder llevar a cabo este trabajo, me va a llenar de satisfacción

 

Melina, del Movimiento Teresa Rodríguez: Algunos compañeros le comentaron sobre el método y presenció un encuentro de alfabetización y hoy ha llegado hasta aquí.

(Volver al Inicio)

"Un programa cubano destinado a poner fin al analfabetismo en América Latina"